El neoliberalismo: un modelo económico para gobernar el mundo (IV)

Fin del comunismo soviético (1989-90)

Resultado de imagen de caida muro de berlin
Caída del muro de Berlín

La caída del comunismo hace que el sistema democrático se extienda a estos países, lamentablemente, no será lo único. Las revoluciones populares querían democracia política y sistemas económicos mixtos, como los que disfrutaban sus vecinos (Europa central y del norte). En lugar de esto, los nuevos dirigentes políticos, en muchos casos ex comunistas, se vendieron a los grandes lobbies internacionales e implantaron sistemas económicos de corte neoliberal. En estas nuevas democracias se aplica el peor tipo de capitalismo, el salvaje. El resultado fue una polarización social brutal que los equiparó a los países del tercer mundo.

El fin del miedo al comunismo, hace que las políticas neoliberales se apliquen con más rapidez en todo el mundo, con los consecuentes desastres sociales (sirva de ejemplo América del sur). Aprovechando los desajustes económicos derivados del hundimiento económico de la URSS, el poder económico consigue que también el partido socialdemócrata sueco se mueva hacia el social-liberalismo. Las ideas socialdemócratas más avanzadas de Olof Palme desaparecen de su propio partido.

Edad dorada de la globalización neoliberal

Gracias a la desaparición del comunismo y a la mutación de los partidos socialdemócratas, el neoliberalismo se convierte en la doctrina hegemónica durante los años 90. A través del Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial (BM) se imponen los preceptos neoliberales en muchos países. Estas políticas acabaron en desastre económico y social para esos países (caracazo en Venezuela, corralito en Argentina, etc.), pero se consideran un éxito porque supusieron un espectacular beneficio para las rentas altas.

Sin embargo, algo aprendieron de las crisis de los 90, había que evitar los disturbios sociales ocurridos en Latinoamérica por la aplicación no gradual de las medidas neoliberales. Esto les llevó a cambiar de estrategia en los países desarrollados, donde se seguirá la estrategia de la gradualidad de Noam Chomsky, es decir, para lograr que se acepte una dura medida que sería inaceptable si se aplicara de golpe, está se irá aplicando gradualmente, poco a poco, de esta forma, se van erosionando los derechos sociales y laborales hasta hacerlos desaparecer sin que la población reaccione.

Auge de la especulación

El libre movimiento de capitales derivado de las reformas financieras de los 70, unido al aumento de la polarización de la riqueza, traerá consigo el aumento desmesurado del capital total que se dedica a las transacciones financieras de tipo especulativo (que buscan beneficios a corto plazo). Es la mal llamada globalización, en realidad el nombre correcto es globalización neoliberal, contraria a la globalización social.

Es la edad dorada de los inversores-especuladores en las bolsas de valores (casinos financieros). Entre 1990 y 2000 la cantidad de capitales en las bolsas con relación al PIB se duplicó en Estados Unidos y se multiplicó por cuatro en Francia. Los beneficios para los especuladores fueron astronómicos, entre 1999 y 2005 los 30 grupos industriales más importantes de la bolsa de París, vieron como los dividendos por acción se duplicaron. En los primeros años del siglo XXI el movimiento diario de estos capitales se cifraba en cerca de 2 billones de dólares, de ellos el 90% no son inversiones productivas, sino movimientos especulativos (que se vuelven a mover en menos de una semana).

Frente a esta impresionante cifra, superior al PIB anual de Francia, el poder de los gobiernos nacionales en caso de agresión especulativa queda muy reducido. Evidentemente, este capital y movimientos financieros, están en la práctica libres de impuestos, además, siempre cuentan con un sinfín de paraísos fiscales donde esconderse si fuera necesario. Verdaderamente los plutócratas pueden estar tranquilos, hoy sus grandes riquezas personales están más seguras que nunca.

Para Jean Ziegler (ensayista y relator de la ONU) nos encontramos en una nueva etapa económica caracterizada por el poder desmedido del capital financiero (el que se mueve en las bolsas de valores) sobre el resto. Hoy el capital financiero domina sobre el capital comercial, sobre el capital industrial, sobre el capital social, etc. Este nuevo poder mundial parece invisible y descarnado.

La cuarta guerra mundial

El 26 de diciembre de 1996, el gobierno de Corea del Sur aprueba un paquete de medidas neoliberales que significaron el hundimiento del nivel de vida de la mayoría de sus trabajadores. Los sindicatos respondieron con una huelga general ilimitada. La represión policial fue brutal. El 9 de enero del 2003, Bae Dal Ho, un trabajador represaliado por participar en la huelga, desesperado por no poder mantener a su familia se inmola delante de la fábrica donde trabajaba.

En Corea se inicia una nueva forma de lucha internacional. En cada lugar del mundo esta lucha se manifiesta de forma distinta, aunque siempre con un mismo objetivo: enfrentarse a las políticas neoliberales que respaldan los partidos mayoritarios. Dentro de este movimiento confluyen distintas corrientes, socialdemócratas que no han mutado, ecologistas, comunistas, anarquistas, indigenistas, etc. Este fenómeno supone el renacimiento de la lucha de clases. Algunos han llamado a esta nueva forma de lucha la 4ª Guerra Mundial (la guerra fría entre Estados Unidos y la Unión Soviética sería la 3ª).

Seattle y el movimiento antiglobalización neoliberal (1999)

Por primera vez, la red de desinformación del Sistema neoliberal se muestra impotente en el primer mundo, entre otros aspectos, porque las redes sociales escapan a su control. El poder económico comprueba sorprendido, que parte de la población de los países desarrollados no ha caído en su red y está descubriendo sus verdaderos objetivos. Sin embargo, el sistema sigue muy sólido y, de momento, no se siente amenazado por esta inesperada resistencia.

En este movimiento tienen un papel destacado los miembros de la asociación ATTAC (ver enlace), fundada en 1998, que pretenden reformar el sistema financiero instaurando una tasación a los movimientos de capitales. Simultáneamente el sistema bipartidista neoliberal se rompe en algunos países, lo que significa la llegada al poder de políticos libres de la contaminación neoliberal en algunas naciones (Venezuela, Bolivia…). Para evitar el contagio, la élite económica reaccionará con campañas de neutralización tanto en esos países (paros patronales, intervención militar…) como fuera (con campañas mediáticas de difamación).

Continua…

 

El neoliberalismo: un modelo económico para gobernar el mundo (III)

Desregulación monetaria (1970-1975)

A principios de los años 70 Estados Unidos presenta una balanza comercial negativa. La causa, el despilfarro que había hecho Nixon para financiar la guerra de Vietnam. El problema residía en que para cuadrar las cuentas debía aumentar los impuestos a los trabajadores, algo impopular, o bien, a las rentas altas, algo contrario a su ideología. Pero, sus nuevos asesores neoliberales le dieron una solución para no aumentar los impuestos: reformar el sistema para poder recurrir a la expansión monetaria, es decir, darle a la máquina de hacer dinero.

En Bretton Woods (1944) se decidió mantener indirectamente el patrón oro, Keynes hubiera preferido una moneda libre internacional de valor consensuado y libre de especulación, pero las presiones estadounidenses lo impidieron. Finalmente las monedas se fijarían en función del dólar y este con el oro. Este sistema salta por los aires con Nixon:
· Se acabó la convertibilidad del dólar en oro.
· Se desregula el sistema de cambios de divisas.
· Se eliminan las limitaciones al movimiento de capital.

Gracias a esto, Nixon pudo conseguir el dinero que necesitaba para cubrir sus gastos sin aumentar los impuestos. Si bien, los beneficios de estas inversiones recayeron exclusivamente en los magnates de las industria militar y en las corporaciones privadas, la mayoría de la población mantuvo o empeoró su situación. Las consecuencias de todo esto fueron nefastas:

  • Aumento de la desigualdad. Después de décadas en las que se fue equiparando el nivel de renta, se invierte el sentido y en lo sucesivo pasará lo contrario, se irá aumentando la desigualdad en el reparto de las rentas.
  • Descontrol de la inflación. Desde ese momento la inflación se iba a disparar, poniendo en peligro en nivel de vida que habían adquirido los trabajadores. Si hasta entonces la inflación era fruto de las inversiones productivas, y en cierto modo sus efectos eran contrarrestados, en lo sucesivo, la inflación puede darse sin que haya un aumento de la actividad económica, y por ello, sin crecimiento.
  • Desvío de los capitales hacia inversiones especulativas no productivas. El libre movimiento de capitales y la libre fluctuación del valor de las monedas, propició el desvío de las inversiones desde la producción hacia la especulación. Con el sistema acordado en Bretton Woods, se marcaban tipos fijos para el cambio de monedas y así se evitaban ataques especulativos. Esta solidez monetaria, que era un pilar básico de la economía para Keynes y los socialdemócratas, desapareció.
  • Aumento desaforado del capital privado y pérdida de peso de los estados. Como los nuevos capitales creados ya no se invertían en empresas públicas, sino en corporaciones privadas, a partir de ese momento hubo un continuo trasvase de capital público a lo privado.

Con estas medidas, el resultado fue es que se esperaba, el poder financiero (en manos de las clases altas) se liberó del poder democrático (en manos de políticos electos). Los Estados renunciaron voluntariamente a parte de su poder con el fin de que la oligarquía económica y financiera pudiera gozar de total independencia y autonomía. La expansión monetaria sin control (se desvincula definitivamente del oro), unida a la liberalización del movimiento de capitales, redujo la capacidad de intervención de los Estados. Reducido el poder público, la economía está indefensa ante cualquier agresión especulativa, sólo queda esperar.

Es en este contexto de desregulación monetaria, cuando en 1973 se crea la Comisión Trilateral que reúne a los plutócratas económicos del primer mundo (Estados Unidos, Europa y Japón). En sus reuniones planifican la difusión de estas nuevas ideas con sus políticos y sus intelectuales afines. En este mismo sentido, para coordinar la aplicación de políticas neoliberales de forma unilateral, desde 1975 se realizan las reuniones del G7 (los 7 países más ricos del mundo) a los que se unirá Rusia en 1998 (G8). En lo sucesivo los foros comunes norte/sur, como la ONU, no van a tener ninguna relevancia.

Privatización del sistema de financiación de los estados (1973)

Hasta ese momento los estados podían pedir dinero a sus bancos centrales con “0%” de interés y con un plazo de devolución indeterminado. De esta forma la deuda pública se controlaba fácilmente. Por presiones de Reino Unido, primero Francia y luego todos los países europeos, van paulatinamente prohibiendo la financiación directa de los estados a través de sus bancos centrales. Desde el Tratado de Maastricht (1993) queda prohibida la financiación directa de los estados para todos los países firmantes. En lo sucesivo, sólo las entidades privadas podrán pedir dinero a los bancos centrales, cuando los estados necesiten financiación extra tendrán que pedir el dinero a esas entidades privadas (bancos privados y otros inversores) y pagar el interés que marque el mercado.

Como es evidente, estos nuevos intermediarios verán incrementados sus beneficios en la medida en que los estados necesiten financiación, y la deuda pública de los estados comenzará una espiral de crecimiento en función de los vaivenes de los mercados.

Crisis del petróleo (1974 -)

Es una ocasión ideal para el poder económico y sus servidores neoliberales (doctrina del shock). Mediante los instrumentos que disponen, instrumentalizan la crisis para poder justificar los cambios que les interesaban. Progresivamente se van implantando las nuevas medidas neoliberales en todas las democracias occidentales. Este giro se vende como necesario para superar la crisis. Al mismo tiempo, gran parte de los defensores de la socialdemocracia, en lugar de buscar soluciones dentro de su ideario, abrazan el neoliberalismo (por lo que son recompensados generosamente) y pasan a denominarse socio-liberales o socialdemócratas mutantes. En lo sucesivo el poder del Estado irá decreciendo lenta pero inexorablemente, al mismo tiempo que, el poder de los grandes accionistas y sus corporaciones, se incrementa cada día.

Margaret Thatcher y Ronald Reagan

Resultado de imagen de margaret thatcher y ronald reagan
Margaret Thatcher y Ronald Reagan

Thatcher (primera ministra de Reino Unido de 1979-90) y Reagan (presidente de EE.UU. de 1981-89) aplican las políticas neoliberales por primera vez en países desarrollados. El resultado fue el desmantelamiento parcial del Estado del Bienestar, el aumento de la pobreza y de las diferencias sociales. Antes de Thatcher un directivo de una empresa ganaba como media 10 veces más que un asalariado, en 2007 ganaba 100 veces más. En Estados Unidos antes de Reagan un directivo de una empresa ganaba 43 veces más que un asalariado, en el 2003 ganaba 400 veces más.

La privatización del sistema de financiación de los estados, hizo que se disparara el déficit y la deuda pública. La liberalización de los mercados, permitió a los capitales refugiarse en la especulación y no invertir en actividades productivas. Por otro lado, la fuga de capitales tuvo que contrarrestarse con un nuevo intervencionismo por rearme. Reagan, al tiempo que decía estar en contra del intervencionismo, aplicaba en la práctica una política de keynesiana de inversiones, sólo que en un sentido reaccionario, en gasto militar.

El éxito aparente del neoliberalismo en estos países fue el primer paso en la implantación del sistema bipartidista neoliberal, el segundo paso será el monopolio en el control de los medios de comunicación y la aparición del pensamiento económico único. Los dos elementos se alimentan mutuamente. En el sistema bipartidista neoliberal asistimos con impotencia como los dos partidos mayoritarios, tanto el de izquierda como el de derecha, realizan la misma política económica.

Olof Palme

Resultado de imagen de olof palme
Olof Palme

Dirigente socialdemócrata de Suecia, el país donde con más intensidad se aplicó la socialdemocracia. Se convierte en el ejemplo a seguir por todos los que resisten al poder económico, ahora que está reconquistando el poder mundial. Al contrario que los demás países, se niega a aplicar las políticas neoliberales y mantiene las socialdemócratas. De esta forma logra mejores resultados, así que se convierte en una seria amenaza al plan de difusión del neoliberalismo.

Continua…

El neoliberalismo: un modelo económico para gobernar el mundo (II)

Keynes

Imagen relacionada
John Maynard Keynes (1883 – 1946)

Denuncia como falsa la capacidad del mercado de auto regularse por medio de sus leyes internas (idea central de los liberales clásicos) y defiende la intervención del Estado para corregir los desequilibrios que produce el libre mercado, manteniendo alta la demanda de bienes y servicios, generando así empleo. Para poder intervenir debe conseguir fondos, esto lo puede hacer aumentando los impuestos o creando dinero. En este segundo caso la inflación (precios) aumentará rápidamente, pero Keynes considera que el crecimiento económico derivado permite aumentar los salarios para compensar.

Esta forma de capitalismo se llamará posteriormente capitalismo socialdemócrata de tipo keynesiano. Desde este momento, el comunismo deja de ser la única alternativa seria al capitalismo liberal clásico y al capitalismo intervencionista por rearme.

1945. Consecuencias de la segunda guerra mundial

La amenaza de expansión del comunismo llevó a los dirigentes económicos a descartar una vuelta al liberalismo clásico. El agotamiento post-bélico hacía poco atractiva la vuelta al intervencionismo por rearme. Como dijo el economista Samuel Bowles, “en occidente se estableció un tácito pacto social en el que los trabajadores se comprometían a no romper la paz social a cambio de que se les garantice unos mínimos vitales“.

Así fue como la oligarquía dirigente renunció a parte de su poder económico para que los trabajadores pudieran mejorar sus condiciones de vida, dado que eran plenamente conscientes de que el caldo de cultivo propicio para el comunismo era la desigualdad social; a través de estas medidas intervencionistas se soslayaba este escenario, convirtiendo a la mayor parte de la clase trabajadora en “clase media“.

Evitando el intervencionismo por rearme, optaron por el intervencionismo en sectores estratégicos y en servicios públicos, tal y como había propuesto Keynes. La aparición de una gran clase media, y la difusión de la democracia parlamentaria, obligarán a la clase alta (poder económico), a adoptar nuevas estrategias para mantener sus privilegios. Este visión ideológica sería más tarde recogida por los neoliberales para ir desactivando la conciencia de clase trabajadora, dado que ya “todos éramos clase media“.

Clement Attlee

Resultado de imagen de clement attlee
Clement Richard Attlee (1883 – 1967)

La socialdemocracia llega al Reino Unido con Clement Attle (1945), de esta forma, se inicia la etapa de políticas intervencionistas que inauguran el Estado del Bienestar en Europa Occidental, lo que supone una revolución histórica sin precedentes.

El Estado del Bienestar incorpora un nuevo concepto: la responsabilidad que tiene el Estado de proporcionar a sus ciudadanos unos servicios mínimos que el libre mercado se había mostrado incapaz de garantizar. Se generaliza la educación pública, la sanidad pública, las pensiones públicas, los subsidios públicos, el empleo público, etc. Estas políticas ya se habían empezado a aplicar durante los años 30 en algunos países escandinavos con éxito, ahora se generalizan a todo el mundo occidental.

Socialdemocracia Keynesiana

Modelo económico que imperó en la Europa posterior a la 2ª Guerra Mundial. Se basa en las ideas de Keynes, que tras su muerte fueron continuadas por el economista norteamericano J. K. Galbrait (entre otros).

El intervencionismo y la planificación económica lograron en el mundo occidental una etapa de crecimiento económico sin traumas como nunca se había visto. Con vistas electoralistas, los políticos toman medidas que benefician a la sociedad en su conjunto, no sólo a la élite económica. La oligarquía económica compensa esta pérdida de peso específico en occidente controlando la economía de los nuevos países descolonizados a través de métodos neocoloniales. Esto les otorga un poder que será clave para entender la futura evolución de los acontecimientos.

Brand, Palme y Kreisky

Willy Brandt en Alemania (1969-74), Olof Palme en Suecia y Bruno Kreisky (1970-83) en Austria, se convierten en los máximos exponentes en el desarrollo del Estado del Bienestar. Por otro lado, en vista de los problemas a los que se enfrentan los países recientemente descolonizados, proponen la planificación de un Keynesianismo a escala mundial que habría supuesto acabar con la última área de impunidad del poder económico-financiero. Ante esta amenaza, la oligarquía económica reacciona y prepara su 2º sistema liberal bipartidista (o neoliberal). Se mantiene a la espera de que una crisis económica le permita realizar los cambios.

Neoliberales: Hayek, Friedman y otros

Resultado de imagen de Hayek
Friedrich August von Hayek (1899 – 1992)

Una vez difundidos y aceptados los postulados keynesianos, economistas al servicio del poder económico diseñan el entramado teórico que defiende la vuelta al liberalismo clásico y el abandono de las políticas sociales del Estado del bienestar. Pero, como esta vez es la segunda ocasión en la historia que se defienden estas medidas, se llamará neoliberalismo y no liberalismo.

No obstante, el neoliberalismo, a diferencia del liberalismo, no reivindica la libertad económica asociada a una libertad política, el neoliberalismo es compatible con la dictadura política. Básicamente defienden el desmantelamiento del Estado del Bienestar y la vuelta a la situación de ausencia de intervencionismo (similar a la previa de la crisis del 29).

Hayek escribe en 1944 “Camino a la servidumbre“, pronosticando el desastre de las políticas de tipo keynesiano. Precisamente, a partir de ese año, las políticas keynesianas aportaron a occidente la mayor etapa de prosperidad de su historia. No sólo no llevaron a la servidumbre (como aseguró Hayek), sino que el aumento del nivel de vida significó el aumento de las libertades reales de los ciudadanos hasta un punto nunca visto. Evidentemente, este economista no tuvo mucho éxito durante las tres décadas siguientes, pero las cosas cambiarán más adelante cuando consigan convertirse en pensamiento dominante en los medios de comunicación.

Neoliberalismo

Vuelta a la aplicación de políticas liberales clásicas y progresivo deterioro de los derechos sociales adquiridos durante la etapa socialdemócrata, buscando la consecución del mayor y más rápido beneficio para la élite económica. ¿Cómo?:

  • Los derechos sociales entran en el mercado (se venden) a través de la privatización de los sectores públicos (sanidad, pensiones, vivienda, educación…).
  • Desregulación del mercado laboral para acercarse a la situación de libre explotación de trabajadores.
  • Disminución de los controles financieros para favorecer la libre especulación.
  • Reducción de los impuestos directos que perjudican sobre todo a las rentas superiores.
  • Incremento de los impuestos indirectos que perjudican sobre todo a las rentas medias y bajas.

Resultado: éxito para las clases altas que ven multiplicarse sus ganancias.

Aunque los teóricos del neoliberalismo (Hayek y Friedman) abogan por no aumentar el endeudamiento, los políticos neoliberales no podrán respetar este punto y recurrirán a la expansión del crédito para evitar el hundimiento de la demanda. El resultado será nefasto: aumento del endeudamiento, desigualdad social, pérdida del poder económico de los Estados en favor de los plutócratas especuladores (los muy ricos), pérdida de los derechos sociales y laborales adquiridos, reducciones salariales e inestabilidad laboral.

Además, la aplicación del neoliberalismo a escala mundial genera flujos migratorios sur–norte, que facilitan la sumisión de los trabajadores en el norte. Asistimos al crecimiento imparable del número de refugiados económicos víctimas de estas políticas. En función de datos macroeconómicos depurados, los neoliberales presentan como positivos los resultados de su modelo.

Pinochet y otros sátrapas

Resultado de imagen de pinochet
Augusto José Ramón Pinochet Ugarte (1915 – 2006)

El poder económico ensaya estas nuevas medidas neoliberales por primera vez en el Chile gobernado por el dictador Pinochet. Poco después también pueden hacerlo en Argentina gracias al inicio en ese país de otra sangrienta dictadura. Friedman, líder intelectual de los neoliberales que fue a asesorar a Pinochet, habló de “doctrina del shock”. Así definió a la estrategia de aprovechar situaciones especialmente traumáticas para ejecutar las políticas neoliberales. Resulta ser un fracaso económico para la mayoría de la población, pero se vende como un éxito ya que efectivamente fue muy rentable para la reducida élite económica.

Continua…