El neoliberalismo: un modelo económico para gobernar el mundo (III)

Desregulación monetaria (1970-1975)

A principios de los años 70 Estados Unidos presenta una balanza comercial negativa. La causa, el despilfarro que había hecho Nixon para financiar la guerra de Vietnam. El problema residía en que para cuadrar las cuentas debía aumentar los impuestos a los trabajadores, algo impopular, o bien, a las rentas altas, algo contrario a su ideología. Pero, sus nuevos asesores neoliberales le dieron una solución para no aumentar los impuestos: reformar el sistema para poder recurrir a la expansión monetaria, es decir, darle a la máquina de hacer dinero.

En Bretton Woods (1944) se decidió mantener indirectamente el patrón oro, Keynes hubiera preferido una moneda libre internacional de valor consensuado y libre de especulación, pero las presiones estadounidenses lo impidieron. Finalmente las monedas se fijarían en función del dólar y este con el oro. Este sistema salta por los aires con Nixon:
· Se acabó la convertibilidad del dólar en oro.
· Se desregula el sistema de cambios de divisas.
· Se eliminan las limitaciones al movimiento de capital.

Gracias a esto, Nixon pudo conseguir el dinero que necesitaba para cubrir sus gastos sin aumentar los impuestos. Si bien, los beneficios de estas inversiones recayeron exclusivamente en los magnates de las industria militar y en las corporaciones privadas, la mayoría de la población mantuvo o empeoró su situación. Las consecuencias de todo esto fueron nefastas:

  • Aumento de la desigualdad. Después de décadas en las que se fue equiparando el nivel de renta, se invierte el sentido y en lo sucesivo pasará lo contrario, se irá aumentando la desigualdad en el reparto de las rentas.
  • Descontrol de la inflación. Desde ese momento la inflación se iba a disparar, poniendo en peligro en nivel de vida que habían adquirido los trabajadores. Si hasta entonces la inflación era fruto de las inversiones productivas, y en cierto modo sus efectos eran contrarrestados, en lo sucesivo, la inflación puede darse sin que haya un aumento de la actividad económica, y por ello, sin crecimiento.
  • Desvío de los capitales hacia inversiones especulativas no productivas. El libre movimiento de capitales y la libre fluctuación del valor de las monedas, propició el desvío de las inversiones desde la producción hacia la especulación. Con el sistema acordado en Bretton Woods, se marcaban tipos fijos para el cambio de monedas y así se evitaban ataques especulativos. Esta solidez monetaria, que era un pilar básico de la economía para Keynes y los socialdemócratas, desapareció.
  • Aumento desaforado del capital privado y pérdida de peso de los estados. Como los nuevos capitales creados ya no se invertían en empresas públicas, sino en corporaciones privadas, a partir de ese momento hubo un continuo trasvase de capital público a lo privado.

Con estas medidas, el resultado fue es que se esperaba, el poder financiero (en manos de las clases altas) se liberó del poder democrático (en manos de políticos electos). Los Estados renunciaron voluntariamente a parte de su poder con el fin de que la oligarquía económica y financiera pudiera gozar de total independencia y autonomía. La expansión monetaria sin control (se desvincula definitivamente del oro), unida a la liberalización del movimiento de capitales, redujo la capacidad de intervención de los Estados. Reducido el poder público, la economía está indefensa ante cualquier agresión especulativa, sólo queda esperar.

Es en este contexto de desregulación monetaria, cuando en 1973 se crea la Comisión Trilateral que reúne a los plutócratas económicos del primer mundo (Estados Unidos, Europa y Japón). En sus reuniones planifican la difusión de estas nuevas ideas con sus políticos y sus intelectuales afines. En este mismo sentido, para coordinar la aplicación de políticas neoliberales de forma unilateral, desde 1975 se realizan las reuniones del G7 (los 7 países más ricos del mundo) a los que se unirá Rusia en 1998 (G8). En lo sucesivo los foros comunes norte/sur, como la ONU, no van a tener ninguna relevancia.

Privatización del sistema de financiación de los estados (1973)

Hasta ese momento los estados podían pedir dinero a sus bancos centrales con “0%” de interés y con un plazo de devolución indeterminado. De esta forma la deuda pública se controlaba fácilmente. Por presiones de Reino Unido, primero Francia y luego todos los países europeos, van paulatinamente prohibiendo la financiación directa de los estados a través de sus bancos centrales. Desde el Tratado de Maastricht (1993) queda prohibida la financiación directa de los estados para todos los países firmantes. En lo sucesivo, sólo las entidades privadas podrán pedir dinero a los bancos centrales, cuando los estados necesiten financiación extra tendrán que pedir el dinero a esas entidades privadas (bancos privados y otros inversores) y pagar el interés que marque el mercado.

Como es evidente, estos nuevos intermediarios verán incrementados sus beneficios en la medida en que los estados necesiten financiación, y la deuda pública de los estados comenzará una espiral de crecimiento en función de los vaivenes de los mercados.

Crisis del petróleo (1974 -)

Es una ocasión ideal para el poder económico y sus servidores neoliberales (doctrina del shock). Mediante los instrumentos que disponen, instrumentalizan la crisis para poder justificar los cambios que les interesaban. Progresivamente se van implantando las nuevas medidas neoliberales en todas las democracias occidentales. Este giro se vende como necesario para superar la crisis. Al mismo tiempo, gran parte de los defensores de la socialdemocracia, en lugar de buscar soluciones dentro de su ideario, abrazan el neoliberalismo (por lo que son recompensados generosamente) y pasan a denominarse socio-liberales o socialdemócratas mutantes. En lo sucesivo el poder del Estado irá decreciendo lenta pero inexorablemente, al mismo tiempo que, el poder de los grandes accionistas y sus corporaciones, se incrementa cada día.

Margaret Thatcher y Ronald Reagan

Resultado de imagen de margaret thatcher y ronald reagan
Margaret Thatcher y Ronald Reagan

Thatcher (primera ministra de Reino Unido de 1979-90) y Reagan (presidente de EE.UU. de 1981-89) aplican las políticas neoliberales por primera vez en países desarrollados. El resultado fue el desmantelamiento parcial del Estado del Bienestar, el aumento de la pobreza y de las diferencias sociales. Antes de Thatcher un directivo de una empresa ganaba como media 10 veces más que un asalariado, en 2007 ganaba 100 veces más. En Estados Unidos antes de Reagan un directivo de una empresa ganaba 43 veces más que un asalariado, en el 2003 ganaba 400 veces más.

La privatización del sistema de financiación de los estados, hizo que se disparara el déficit y la deuda pública. La liberalización de los mercados, permitió a los capitales refugiarse en la especulación y no invertir en actividades productivas. Por otro lado, la fuga de capitales tuvo que contrarrestarse con un nuevo intervencionismo por rearme. Reagan, al tiempo que decía estar en contra del intervencionismo, aplicaba en la práctica una política de keynesiana de inversiones, sólo que en un sentido reaccionario, en gasto militar.

El éxito aparente del neoliberalismo en estos países fue el primer paso en la implantación del sistema bipartidista neoliberal, el segundo paso será el monopolio en el control de los medios de comunicación y la aparición del pensamiento económico único. Los dos elementos se alimentan mutuamente. En el sistema bipartidista neoliberal asistimos con impotencia como los dos partidos mayoritarios, tanto el de izquierda como el de derecha, realizan la misma política económica.

Olof Palme

Resultado de imagen de olof palme
Olof Palme

Dirigente socialdemócrata de Suecia, el país donde con más intensidad se aplicó la socialdemocracia. Se convierte en el ejemplo a seguir por todos los que resisten al poder económico, ahora que está reconquistando el poder mundial. Al contrario que los demás países, se niega a aplicar las políticas neoliberales y mantiene las socialdemócratas. De esta forma logra mejores resultados, así que se convierte en una seria amenaza al plan de difusión del neoliberalismo.

Continua…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *