El neoliberalismo: un modelo económico para gobernar el mundo (II)

Keynes

Imagen relacionada
John Maynard Keynes (1883 – 1946)

Denuncia como falsa la capacidad del mercado de auto regularse por medio de sus leyes internas (idea central de los liberales clásicos) y defiende la intervención del Estado para corregir los desequilibrios que produce el libre mercado, manteniendo alta la demanda de bienes y servicios, generando así empleo. Para poder intervenir debe conseguir fondos, esto lo puede hacer aumentando los impuestos o creando dinero. En este segundo caso la inflación (precios) aumentará rápidamente, pero Keynes considera que el crecimiento económico derivado permite aumentar los salarios para compensar.

Esta forma de capitalismo se llamará posteriormente capitalismo socialdemócrata de tipo keynesiano. Desde este momento, el comunismo deja de ser la única alternativa seria al capitalismo liberal clásico y al capitalismo intervencionista por rearme.

1945. Consecuencias de la segunda guerra mundial

La amenaza de expansión del comunismo llevó a los dirigentes económicos a descartar una vuelta al liberalismo clásico. El agotamiento post-bélico hacía poco atractiva la vuelta al intervencionismo por rearme. Como dijo el economista Samuel Bowles, “en occidente se estableció un tácito pacto social en el que los trabajadores se comprometían a no romper la paz social a cambio de que se les garantice unos mínimos vitales“.

Así fue como la oligarquía dirigente renunció a parte de su poder económico para que los trabajadores pudieran mejorar sus condiciones de vida, dado que eran plenamente conscientes de que el caldo de cultivo propicio para el comunismo era la desigualdad social; a través de estas medidas intervencionistas se soslayaba este escenario, convirtiendo a la mayor parte de la clase trabajadora en “clase media“.

Evitando el intervencionismo por rearme, optaron por el intervencionismo en sectores estratégicos y en servicios públicos, tal y como había propuesto Keynes. La aparición de una gran clase media, y la difusión de la democracia parlamentaria, obligarán a la clase alta (poder económico), a adoptar nuevas estrategias para mantener sus privilegios. Este visión ideológica sería más tarde recogida por los neoliberales para ir desactivando la conciencia de clase trabajadora, dado que ya “todos éramos clase media“.

Clement Attlee

Resultado de imagen de clement attlee
Clement Richard Attlee (1883 – 1967)

La socialdemocracia llega al Reino Unido con Clement Attle (1945), de esta forma, se inicia la etapa de políticas intervencionistas que inauguran el Estado del Bienestar en Europa Occidental, lo que supone una revolución histórica sin precedentes.

El Estado del Bienestar incorpora un nuevo concepto: la responsabilidad que tiene el Estado de proporcionar a sus ciudadanos unos servicios mínimos que el libre mercado se había mostrado incapaz de garantizar. Se generaliza la educación pública, la sanidad pública, las pensiones públicas, los subsidios públicos, el empleo público, etc. Estas políticas ya se habían empezado a aplicar durante los años 30 en algunos países escandinavos con éxito, ahora se generalizan a todo el mundo occidental.

Socialdemocracia Keynesiana

Modelo económico que imperó en la Europa posterior a la 2ª Guerra Mundial. Se basa en las ideas de Keynes, que tras su muerte fueron continuadas por el economista norteamericano J. K. Galbrait (entre otros).

El intervencionismo y la planificación económica lograron en el mundo occidental una etapa de crecimiento económico sin traumas como nunca se había visto. Con vistas electoralistas, los políticos toman medidas que benefician a la sociedad en su conjunto, no sólo a la élite económica. La oligarquía económica compensa esta pérdida de peso específico en occidente controlando la economía de los nuevos países descolonizados a través de métodos neocoloniales. Esto les otorga un poder que será clave para entender la futura evolución de los acontecimientos.

Brand, Palme y Kreisky

Willy Brandt en Alemania (1969-74), Olof Palme en Suecia y Bruno Kreisky (1970-83) en Austria, se convierten en los máximos exponentes en el desarrollo del Estado del Bienestar. Por otro lado, en vista de los problemas a los que se enfrentan los países recientemente descolonizados, proponen la planificación de un Keynesianismo a escala mundial que habría supuesto acabar con la última área de impunidad del poder económico-financiero. Ante esta amenaza, la oligarquía económica reacciona y prepara su 2º sistema liberal bipartidista (o neoliberal). Se mantiene a la espera de que una crisis económica le permita realizar los cambios.

Neoliberales: Hayek, Friedman y otros

Resultado de imagen de Hayek
Friedrich August von Hayek (1899 – 1992)

Una vez difundidos y aceptados los postulados keynesianos, economistas al servicio del poder económico diseñan el entramado teórico que defiende la vuelta al liberalismo clásico y el abandono de las políticas sociales del Estado del bienestar. Pero, como esta vez es la segunda ocasión en la historia que se defienden estas medidas, se llamará neoliberalismo y no liberalismo.

No obstante, el neoliberalismo, a diferencia del liberalismo, no reivindica la libertad económica asociada a una libertad política, el neoliberalismo es compatible con la dictadura política. Básicamente defienden el desmantelamiento del Estado del Bienestar y la vuelta a la situación de ausencia de intervencionismo (similar a la previa de la crisis del 29).

Hayek escribe en 1944 “Camino a la servidumbre“, pronosticando el desastre de las políticas de tipo keynesiano. Precisamente, a partir de ese año, las políticas keynesianas aportaron a occidente la mayor etapa de prosperidad de su historia. No sólo no llevaron a la servidumbre (como aseguró Hayek), sino que el aumento del nivel de vida significó el aumento de las libertades reales de los ciudadanos hasta un punto nunca visto. Evidentemente, este economista no tuvo mucho éxito durante las tres décadas siguientes, pero las cosas cambiarán más adelante cuando consigan convertirse en pensamiento dominante en los medios de comunicación.

Neoliberalismo

Vuelta a la aplicación de políticas liberales clásicas y progresivo deterioro de los derechos sociales adquiridos durante la etapa socialdemócrata, buscando la consecución del mayor y más rápido beneficio para la élite económica. ¿Cómo?:

  • Los derechos sociales entran en el mercado (se venden) a través de la privatización de los sectores públicos (sanidad, pensiones, vivienda, educación…).
  • Desregulación del mercado laboral para acercarse a la situación de libre explotación de trabajadores.
  • Disminución de los controles financieros para favorecer la libre especulación.
  • Reducción de los impuestos directos que perjudican sobre todo a las rentas superiores.
  • Incremento de los impuestos indirectos que perjudican sobre todo a las rentas medias y bajas.

Resultado: éxito para las clases altas que ven multiplicarse sus ganancias.

Aunque los teóricos del neoliberalismo (Hayek y Friedman) abogan por no aumentar el endeudamiento, los políticos neoliberales no podrán respetar este punto y recurrirán a la expansión del crédito para evitar el hundimiento de la demanda. El resultado será nefasto: aumento del endeudamiento, desigualdad social, pérdida del poder económico de los Estados en favor de los plutócratas especuladores (los muy ricos), pérdida de los derechos sociales y laborales adquiridos, reducciones salariales e inestabilidad laboral.

Además, la aplicación del neoliberalismo a escala mundial genera flujos migratorios sur–norte, que facilitan la sumisión de los trabajadores en el norte. Asistimos al crecimiento imparable del número de refugiados económicos víctimas de estas políticas. En función de datos macroeconómicos depurados, los neoliberales presentan como positivos los resultados de su modelo.

Pinochet y otros sátrapas

Resultado de imagen de pinochet
Augusto José Ramón Pinochet Ugarte (1915 – 2006)

El poder económico ensaya estas nuevas medidas neoliberales por primera vez en el Chile gobernado por el dictador Pinochet. Poco después también pueden hacerlo en Argentina gracias al inicio en ese país de otra sangrienta dictadura. Friedman, líder intelectual de los neoliberales que fue a asesorar a Pinochet, habló de “doctrina del shock”. Así definió a la estrategia de aprovechar situaciones especialmente traumáticas para ejecutar las políticas neoliberales. Resulta ser un fracaso económico para la mayoría de la población, pero se vende como un éxito ya que efectivamente fue muy rentable para la reducida élite económica.

Continua…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *